martes, 21 de julio de 2009

Como borregos lunares

Pues ya está, se acabó, finitto, tras días (casi semanas) viendo, leyendo y escuchando a todas horas que hace 40 años que el hombre llegó a la luna, y cumplido el trámite de la programación especial televisiva, al saélite nuestro de cada día le pueden dar bien por el culo.
La lucecita del cielo puede volver a ser una roca que maneja las mareas y hace crecer el pelo y la parte que no se ve, un discazo. Poco más.
Hace justo un año se cumplieron 39 años desde que Armstrong (sí niños, hay otro además del ciclista ese malvado que no quiere que Contador gane el Tour) pisó la Luna. Y hace dos se cumplieron 38... y así pa'atrás hasta que hacía sólo un día del alunizaje del Apollo XI.
¿Alguien recuerda algún programa especial hace un año, dos, tres, cuatro...? Claro, será que coincide que este año han salido a la luz nuevos documentos que demuestran la importancia de aquel viaje. O algo. Pero no.
La importancia de la Luna y de aquella misión es la misma cada año. La de la primera mucha, la de la segunda poca o muy poca (como dice Saramago), más allá de la propaganda (enorme) que supuso en medio de la Guerra Fría.

No me entiendan mal, ha habido programas, suplementos o artículos muy interesantes que ami, personalmente me han enriquecido pero lo único que ha cambiado respecto al año pasado (o al otro, o al otro) es la estupidez de los Medios de Comunicación que se corren de gusto ante los aniversarios redondos. Menuda gilipollez, con perdón.


2 comentarios:

Antonio dijo...

Y yo que creía que todo era para celebrar el cuadragésimo cumpleaños de un amigo mio... ¿Aparte de Neil y de Louis hay más Armstrong sueltos?

P.D.: ¿A estas alturas nos vas a tratar de usted?

Rubén Regalado dijo...

Lance, está Lance el malvado ganador de 7 Tours. El usted se me escapó, será lo solemne de la situación ;-p

votar