viernes, 1 de julio de 2016

Un gordo, un cura y un bote de silicona

Algo le pasa a un país que entierra a sus muertos como quien arregla un váter. Que llora a sus muertos como si fuera 1920.

Le pedimos cambio a un país que abre los tanatorios toda la noche. Le pedimos cambio a un país que procesiona tras el coche fúnebre desde la iglesia hasta el cementerio. Bajo el sol. A 35 grados. En julio. Familiares, amigos y viejos curiosos que se felicitan porque se han vuelto a librar.

Le pedimos cambio a un país que reza ante el nicho vacío. Por costumbre. El cura empieza un padre nuestro que los asistentes completan sin entusiasmo. Alma salvada. Silencio. Llantos ahogados. Silencio.

Un gordo de mono azul se monta en un motocarro. Se aprientan los puños, se secan las lágrimas. Se pausa el dolor. Silencio. El gordo arranca el mototcaarro. Suena un pitido como los de los camiones container al dar marcha atrás. Piii, Piii, Piii. Se acerca despacio al coche fúnebre.

Sube el ataúd al motocarro. Piii, piii, piii. Se para frente a la fila de nichos. Es el de arriba. Un cm más alante. Piii. No, dos más atrás. Piii. Sube el ataúd con la plataforma hidráulica. Un poco más arriba. No, un poco más abajo. No anda fino con la palanca. Ahí. Empuja el ataúd.

El gordo aplica un cordón de silicona alrededor del nicho. Coloca una tapa de plástico que parece una bandeja de hospital. Termina el trabajo con cinta aislante de aluminio. Baja la plataforma hidráulica. Se aleja despacio. Piiii, piiii, piii.  Desaparece antes su imagen que su sonido.

"Lo siento mucho", "te acompaño en el sentimiento", "ha sido rápido", "mejor así", "sólo 61 años"... Se acabó.

No hay nada prosaico en la muerte, en ninguna muerte: ni Poes, ni cuervos, ni velas, ni grandes discursos. La despedida más emotiva que he visto nunca se la dio un padre a su hijo de 17 años. No fue un discurso sobre momentos vividos o futuros truncados. Sólo tres palabras y un puñetazo sobre el ataúd: "Joder, Sergio, macho". Un último acto paterno. Una bronca piadosa por irse demasiado pronto. En ese funeral no hubo ni gordo, ni cura, ni bote de silicona. El dolor sí estuvo. Y sigue. Pero igual hay esperanza.

Leer más


jueves, 19 de mayo de 2016

Soy machista

[¡Atención! Spoiler del capítulo 1 de la tercera temporada de House of Cards]
Si seguís 'House of Cards' sabréis que Frank y Claire Underwood tienen "un pacto". Poco se especifica en las dos primeras temporadas. Consiste en aumentar su poder en la política americana.




La cima (lo que entonces lo parece) llega al final de la segunda temporada, con Frank investido presidente de los Estados Unidos de América.

Ya está, el pacto ha dado resultado, ÉL es presidente, ELLA podrá beneficiarse de ese poder. Así lo había interpretado yo.

El primer capítulo de la tercera temporada explicita el pacto. ÉL será presidente primero con el apoyo de ELLA, periodo que ella aprovechará, con el apoyo de ÉL, para prepararse y acabar siendo presidenta.
Es decir, el pacto es recíproco. Los dos se apoyarán, manipularán (y lo que haga falta) para ser presidentes.

Si bien él disfrutará del poder primero, el pacto es mucho menos machista que en mi planteamiento, donde ella era casi una mujer florero (cosa que, por cierto, no le pega nada al personaje).

Así que sí, me jode, pero hoy me he descubierto machista. Por eso, porque todos (o casi todos) nos descubrimos dejes así a diario hacen falta programas como nuestro #l6cEresMachista. Vedlo.

PD Me encanta-jode que la actualidad me dé la razón. Justo hoy se ha sabido que Robin Wright ha conseguido que le paguen lo mismo que a Kevin Spacey. Poco me parece por el papelón que hace.

Leer más


sábado, 19 de diciembre de 2015

Retrato de una legislatura

Aunque ocurrió seis meses antes de las elecciones, podríamos decir, creo, que la legislatura empezó el 15 de mayo de 2011. Empezó, por tanto, al revés, con el pueblo gritando en las calles y la derecha arrasando en las instituciones, en ese orden. El orden lógico es el opuesto.


laSexta columna nació mientras la segunda legislatura de ZP agonizaba, sin ánimo de continuidad, con la idea primigenia de intentar entender qué había pasado en España para que al gente tomase las plazas. Seis meses después de aquel 15M, el 13 de noviembre de 2011, una semana antes de las elecciones, se emitió el primer laSexta columna. Es esta:


Desde entonces hemos hecho cerca de 150 programas en los que, mal que bien, ha quedado retratado el estado español, como dicen algunos, la patria, como dicen otros o, simplemente España, sus gentes, sus miserias y, sobre todo, su clase política.

Hoy es la jornada de reflexión y he pensado que, quizás, a alguien le interesaría recordar qué ha pasado en estos 4 años antes de votar. Ahí van todos los programas de contenido económico y político que hemos hecho en laSexta columna. Hay de todo, corrupción, crisis de los partidos tradicionales, surgimiento de los nuevos, recortes, desigualdad, crisis de las instituciones, paro, despilfarro, desmantelamiento del estado del bienestar...

Servíos, y mañana votad en consecuencia, lo que os parezca más apropiado

Leer más


domingo, 15 de noviembre de 2015

París es nuestro. No suyo.

Visité París por primera vez con 15 años. Un coche cama, Talgo supongo, nos llevó  mis padres y mi hermano desde Chamartín hasta una estación de París. La Gare du Nord, la de Sud, no recuerdo. El hotel estaba bien, desde la azotea se veía la Torre Eiffiel, a la que podíamos llegar tras 15 minutos de paseo por un (recuerdo), precioso Boulevard. Fue un viaje de turismo puro, de Eurodisney, Versalles, Arco de Triunfo, Torre Eiffiel, Louvre, Orsay... Todo, o casi todo andando. 16 horas en la calle. De monumento a monumento y tiro porque me toca.


Volví con 18 años, en el primer viaje al extranjero que hacía con Arantxa. Fue el 13 de septiembre de 2001. Al llegar al Charles De Gaulle el ejército patrullaba. Por si acaso. Repetí el itinerario que ya conocía. Ella no había estado. Unos adolescentes nos tiraron unos helados frente al Mouline Rouge por no hacerles caso. Tenían mala pinta (los chicos, no los helados). Era medianoche. El mejor hotel que pudimos pagar estaba en esa zona. Robábamos el pan y el embutido en el desayuno para comer a mediodía. Mi cuñada nos prohibió subir a la Torre Eiffiel. Por si le estrellaban un avión. Me enfadé, pero no subimos. El miedo ganó esa pequeña partida.

Volví una tercera vez. Hace justo 5 años. En noviembre de 2010. Un fin de semana. Subimos a la Torre Eiffiel. Le pedí a Arantxa que se casara conmigo arriba del todo. Nuestro hotel estaba a 2 minutos andando de allí, cerca del puente donde murió Lady Di y los Inválidos.
Subimos a Notre Dame. Nevaba. Paseamos entre las luces de navidad de los Campos Elíseos, por el barrio latino, por los bulevares cerca de la Sorbona, del Panteón, junto al Sena. La Plaza de la Bastilla, Père Lachaise, la Plaza de la República. El París que intentaron asesinar el viernes.

En mi siguiente visita quizás pasee por el Bd Voltaire, Bataclan, Le Carrilon... Ese turismo macabro de WTC, Atocha o Liverpool Street.

Casi todos tenemos un París en la memoria.Y todos se parecen aunque todos sean distintos. Y nunca será el que ellos quieren sino el nuestro. Yo quería escribir el mío, que cuelga además de la pared de mi dormitorio

Leer más


martes, 14 de abril de 2015

Las mentiras y falsedades de Vicenç Navarro, asesor de Podemos, sobre 'laSexta Columna'

Aviso, el título es un remake.
Dice Vicenç Navarro en un artículo titulado 'Las mentiras y falsedades de Albert Rivera, Presidente de Ciudadanos, en La Sexta Columna'  (también en Público)que:

El programa La Sexta Columna, en su deseo de presentar al partido que dirige tal señor como la “derecha civilizada”, distinta a la derecha tradicional del PP, consiguió lo contrario, pues sus falsedades son copias exactas de las que realiza diariamente este último partido.
Más allá de su (respetabilísima) opinión sobre el programa y sus teorías sobre las motivaciones del mismo hay algo en lo que no dice la verdad. El último párrafo del artículo afirma:
La segunda observación es que tanto el profesor Juan Torres como yo estamos más que hartos de dos hechos que se producen constantemente. Uno, que se manipulen nuestros escritos e insulte a nuestras personas. Pero el otro es que aquellos que son conscientes de tal manipulación estén tan callados cuando por mera decencia democrática deberían denunciarlo. Ruego a los lectores que escriban a La Sexta y a los medios protestando y exigiendo que termine de promover y reproducir tanta manipulación y tanta mentira.
Denunciar una manipulación por mera decencia democrática, eso es exactamente lo que el periodista de laSexta Columna hizo durante la entrevista al señor Rivera, repreguntándole. Literalmente así:
"¿No es un poco exagerada esta interpretación?, porque Navarro tampoco pregona la salida del euro." 
Aquí el link al minuto exacto en que eso pasa. Y aquí uno de los artículos del sr. Navarro, que leímos preparando el programa, en que habla de cuestionar la permanencia de España en el Euro a cualquier precio y deja claro que, en todo caso, no se propone la salida de España del mismo.

En todo caso, si el sr Navarro cree que ese comentario de Rivera debería haber sido desmentido, quizás debería hablar con el gabinete de prensa de Podemos, que decidió no participar en el programa pese a que se les solicitó reiteradamente una entrevista. En esa entrevista, por supuesto, teníamos previsto preguntar al partido de Pablo Iglesias por los ataques que Ciudadanos dedica a Podemos.

Aquí el programa entero sobre Ciudadanos, por si quieres verlo antes de sacar conclusiones precipitadas.

Leer más


viernes, 27 de diciembre de 2013

Es tu (puta) culpa, desgraciao

Claro, el título es injusto, es probable que el 20N (no podíamos ni imagina entonces lo bien elegida que estaba la fecha para esas elecciones) no votaras a Mariano pero todos somos cómplices de lo que están haciendo. Vivimos aquí. En el país de Campofrío.

Pero esto no va contigo, esto va con los que sí votaron a Mariano y sus secuaces y, a más a más, con los que lo volverían a hacer. Esto es para ti, desgraciao.

Para ti, desgraciá, que estás condenada a parir un hijo con graves malformaciones, condenado a una vida de sufrimiento y dolor. Y con recochineo y burdas mentiras.

Para ti, desgraciao, que sufrirás con tu mujer viendo sufrir a tu hijo y perderás tus ahorros para paliar su sufrimiento porque la Ley de Dependencia ya ni existe. Y con recochineo.

Para vosotros, desgraciaos, que pasaréis frío todo un largo invierno porque no podréis pagar la luz.

Para vosotros, desgraciaos, que acabaréis en la calle porque no podréis pagar la hipoteca y los bancos mandan más que vosotros. Para vosotros, que iréis a pedir ayuda a vuestro ayuntamiento y os dirá que no puede hacer nada, porque ya no pintan nada.

Y cuando queráis quejaros no podréis. O sí, pero os multarán de lo lindo.

Desgraciaos, que sois unos desgraciaos, que vais a ver como vuestro hijo o hija trabaja 40 horas a la semana pero no puede irse de casa porque cobra unos míseros 645,30 euros y con eso no puede pagar un alquiler ni una casa porque, como decía, los bancos y siguen forrándose a nuestra costa.

Porque tu hijo, desgraciao, va a trabajar y aún así, va a ser pobre. El miedo a perder el trabajo como arma.

Porque vosotros, desgraciaos, os jubilaréis, y la mierda de sueldo de vuestros hijos, junto a vuestra mierda de pensión, y los achaques propio de una vida de hacer el mal convertirá vuestros últimos años de vida en un infierno de estrecheces tras una vida de trabajo.

Y yo me alegraré. Me alegraré mucho porque os lo habréis ganado, desgraciaos.

Pero estáis a tiempo. A tiempo de salir a la calle, a tiempo de protestar, de hablar con los desgraciaos que tengáis al lado, de votar otra cosa en las elecciones europeas, municipales y, en 2015, en las nacionales. A tiempo de convertir a España en un país que no dé puto asco.

Dice siempre mi suegro que no hay nada más tonto que un obrero que vota a la derecha, supongo que ese es el problema, que a muchos se os ha olvidado que sois eso, obreros, peones, curritos, trabajadores, proletarios. Es a vosotros a los que hablo.

A los que cortan la línea argumental de este artículo yendo a Londres, con un plan de pensiones privado y colocando al hijo en la empresa de un compañero de pupitre no tengo nada que decirles, salvo que a algunos no habéis podido engañarnos y seguimos creyendo que la lucha de clases existe. Hoy más que nunca.

Y ahora me gritáis, si tenéis cojones, lo de "PSOE, PP, la misma mierda es".

PD: Esto puede considerarse una segunda parte de esto. Leetelo.

Leer más


votar